lunes, 16 de diciembre de 2019

Cocreando Armonía para el Planeta


Interlocutora: Cada vez somos más conscientes del daño que hemos causado al planeta y de que el cambio climático está sucediendo más rápido de lo que habíamos anticipado.  También de la contaminación y de sus efectos, y de la desaparición de especies, de seres sintientes en el planeta. ¿En qué manera podemos permitir que el universo haga lo que sea necesario para lograr el equilibrio y la armonía?

P’taah: Si eso es importante, lo que hace falta para el equilibrio y la armonía… Lo primero es, que les conviene que cada uno de ustedes haga lo que pueda en su vida diaria, para ayudar a que esta contaminación cese. Esto es lo primero. El que tengan muy claro en sus corazones el deseo de ver un planeta floreciente.

Claro está que uno de los mayores contaminantes de su planeta, se podría decir que es ¡la humanidad! Sin embargo la contaminación está en la mente de la humanidad, en la avaricia, en la desconsideración, etc. De todas formas el planeta es una poderosa, poderosa Diosa y haya o no contaminación pasa por grandes cambios por sí misma para mantener su salud, por así decirlo. Ahora bien, si la humanidad se dispusiera a cambiar la tasa de contaminación, a limpiar el planeta, entonces lo que sucedería es que los cambios planetarios naturales sucederían de una manera menos devastadora.

Todos ustedes al ser un cuerpo de consciencia, crean su propia realidad, la cocrean con la Diosa, con el planeta mismo. Hace falta claridad: ¿Qué es lo que quiere la humanidad? Y no sólo en la idea egoísta de salvar a la humanidad, sino en el amor de la misma Tierra. Esto requiere claridad en la mente y en el corazón de la humanidad. Luego junto a la claridad, el ferviente deseo de crear cambios para el mayor beneficio de la Tierra, y de todo lo que existe sobre ella y en ella; de manera que estos cambios puedan crear cosas maravillosas, en vez de crear devastación.

Lo que cada uno de ustedes puede hacer es trabajar con amor y la tierra en la vida cotidiana, dando gracias y haciendo lo que puedan hacer para reducir la huella que dejan. Lo que diríamos es que pisen ligeramente sobre su planeta y sostengan claramente en la mente y el corazón el deseo de un planeta inmaculado. Porque ustedes por sí solos no tienen el poder para crear el cambio, juntos pueden cambiar cualquier cosa, pueden crear lo que quieran. 

Interlocutora: ¿Cómo podemos inclinar la balanza contra gobiernos que sólo venden lo que sea, ya sabes, los que hacen el dinero allí donde aparece la avaricia, o las cosas en las que aparentemente no podemos influir? ¿Cómo podemos inclinar la balanza en contra de todo eso?

P’taah: Céntrensen en el conocimiento y tengan claro lo que desean. Realmente no tienen porqué saber cómo lograrlo. En cierta forma está relacionado con la forma en la que crean su realidad diaria. Lo cierto es que no saben cómo, sólo saben que funciona. Mientras más saben que funciona más les funciona ¿Entiendes?   

Interlocutora: Si, bueno sé que lo he creado y me doy cuenta que lo creo a través de los pensamientos que tengo.

P’taah: Y lo más importante, los sentimientos que acompañan a los pensamientos.

Interlocutora: A menudo noto que mis sentimientos no coinciden con mis pensamientos. Mi pensamiento puede ser que doy las gracias y que lo crearé, pero lo que siento es temor: ¿Y qué pasa si no lo logro?

P’taah: Si… eso es lo que les impide su gran creatividad: el miedo de que no son dignos para crearlo, para crear lo que desean, crear lo que es más beneficioso para ustedes, y crear lo que es más beneficioso para su planeta. Esto es a lo que nos referimos con claridad: el estar muy claro sobre lo que desean, y sentir lo que esa creación significa para ustedes. Porque cuando piensan en un planeta jubiloso, cuando piensan en un planeta sin polución, cuando piensan en la prosperidad de la fauna y la flora, ¿qué sentimientos les produce?

Cuando en su vida diaria dan las gracias por lo que tienen, ¿qué se siente?, ¿cómo se sienten realmente? Por eso es por lo que les decimos que sean conscientes y no que simplemente digan gracias de manera mecánica, sino que estén realmente presentes. Den gracias por la comida, aprecien en verdad la comida que comen, la belleza que les rodea, su bienestar, no sólo su bienestar físico, sino también el bienestar de sus amistades, de aquellos que aman, de sus relaciones, de todas las cosas, sientan lo maravilloso que es. Y esta es una energía increíble.

También hay algo que pueden hacer aquellos que viven cerca del agua, canten sus agradecimientos al agua de manera que el agua pueda llevar esa energía a través del planeta, esparciendo amor, esparciendo gozo.

No importa lo que parezca ser, cada uno de ustedes es poderoso, cada uno de ustedes es el creador de su realidad, así que estando presentes, siendo conscientes y dando gracias es como crean el cambio, porque el universo escucha, su planeta escucha, cada planta, cada pájaro, cada mariposa, cada criatura sabe….





Jani King /P'taah