lunes, 16 de diciembre de 2019

Cocreando Armonía para el Planeta


Interlocutora: Cada vez somos más conscientes del daño que hemos causado al planeta y de que el cambio climático está sucediendo más rápido de lo que habíamos anticipado.  También de la contaminación y de sus efectos, y de la desaparición de especies, de seres sintientes en el planeta. ¿En qué manera podemos permitir que el universo haga lo que sea necesario para lograr el equilibrio y la armonía?

P’taah: Si eso es importante, lo que hace falta para el equilibrio y la armonía… Lo primero es, que les conviene que cada uno de ustedes haga lo que pueda en su vida diaria, para ayudar a que esta contaminación cese. Esto es lo primero. El que tengan muy claro en sus corazones el deseo de ver un planeta floreciente.

Claro está que uno de los mayores contaminantes de su planeta, se podría decir que es ¡la humanidad! Sin embargo la contaminación está en la mente de la humanidad, en la avaricia, en la desconsideración, etc. De todas formas el planeta es una poderosa, poderosa Diosa y haya o no contaminación pasa por grandes cambios por sí misma para mantener su salud, por así decirlo. Ahora bien, si la humanidad se dispusiera a cambiar la tasa de contaminación, a limpiar el planeta, entonces lo que sucedería es que los cambios planetarios naturales sucederían de una manera menos devastadora.

Todos ustedes al ser un cuerpo de consciencia, crean su propia realidad, la cocrean con la Diosa, con el planeta mismo. Hace falta claridad: ¿Qué es lo que quiere la humanidad? Y no sólo en la idea egoísta de salvar a la humanidad, sino en el amor de la misma Tierra. Esto requiere claridad en la mente y en el corazón de la humanidad. Luego junto a la claridad, el ferviente deseo de crear cambios para el mayor beneficio de la Tierra, y de todo lo que existe sobre ella y en ella; de manera que estos cambios puedan crear cosas maravillosas, en vez de crear devastación.

Lo que cada uno de ustedes puede hacer es trabajar con amor y la tierra en la vida cotidiana, dando gracias y haciendo lo que puedan hacer para reducir la huella que dejan. Lo que diríamos es que pisen ligeramente sobre su planeta y sostengan claramente en la mente y el corazón el deseo de un planeta inmaculado. Porque ustedes por sí solos no tienen el poder para crear el cambio, juntos pueden cambiar cualquier cosa, pueden crear lo que quieran. 

Interlocutora: ¿Cómo podemos inclinar la balanza contra gobiernos que sólo venden lo que sea, ya sabes, los que hacen el dinero allí donde aparece la avaricia, o las cosas en las que aparentemente no podemos influir? ¿Cómo podemos inclinar la balanza en contra de todo eso?

P’taah: Céntrensen en el conocimiento y tengan claro lo que desean. Realmente no tienen porqué saber cómo lograrlo. En cierta forma está relacionado con la forma en la que crean su realidad diaria. Lo cierto es que no saben cómo, sólo saben que funciona. Mientras más saben que funciona más les funciona ¿Entiendes?   

Interlocutora: Si, bueno sé que lo he creado y me doy cuenta que lo creo a través de los pensamientos que tengo.

P’taah: Y lo más importante, los sentimientos que acompañan a los pensamientos.

Interlocutora: A menudo noto que mis sentimientos no coinciden con mis pensamientos. Mi pensamiento puede ser que doy las gracias y que lo crearé, pero lo que siento es temor: ¿Y qué pasa si no lo logro?

P’taah: Si… eso es lo que les impide su gran creatividad: el miedo de que no son dignos para crearlo, para crear lo que desean, crear lo que es más beneficioso para ustedes, y crear lo que es más beneficioso para su planeta. Esto es a lo que nos referimos con claridad: el estar muy claro sobre lo que desean, y sentir lo que esa creación significa para ustedes. Porque cuando piensan en un planeta jubiloso, cuando piensan en un planeta sin polución, cuando piensan en la prosperidad de la fauna y la flora, ¿qué sentimientos les produce?

Cuando en su vida diaria dan las gracias por lo que tienen, ¿qué se siente?, ¿cómo se sienten realmente? Por eso es por lo que les decimos que sean conscientes y no que simplemente digan gracias de manera mecánica, sino que estén realmente presentes. Den gracias por la comida, aprecien en verdad la comida que comen, la belleza que les rodea, su bienestar, no sólo su bienestar físico, sino también el bienestar de sus amistades, de aquellos que aman, de sus relaciones, de todas las cosas, sientan lo maravilloso que es. Y esta es una energía increíble.

También hay algo que pueden hacer aquellos que viven cerca del agua, canten sus agradecimientos al agua de manera que el agua pueda llevar esa energía a través del planeta, esparciendo amor, esparciendo gozo.

No importa lo que parezca ser, cada uno de ustedes es poderoso, cada uno de ustedes es el creador de su realidad, así que estando presentes, siendo conscientes y dando gracias es como crean el cambio, porque el universo escucha, su planeta escucha, cada planta, cada pájaro, cada mariposa, cada criatura sabe….





Jani King /P'taah



 



domingo, 3 de noviembre de 2019

Respetar el camino de los demás


Interlocutora: P’taah me gustaría hacerte una pregunta. ¿Cómo sabes cuando en tu cocreación con otra persona, estás cumpliendo con lo que acordaron de antemano que harían, pero pareciera que nada esté saliendo bien? Tengo un hijo que muy a menudo tiene inclinaciones suicidas y pareciera que no soy capaz de llegar a él. He desistido y he dado un paso a atrás, así que no sé cómo va este tema y no sé si debería estar haciendo algo más que simplemente dar las gracias, lo que realmente intento hacer muchas veces cuando pienso en él y en su situación.

P’taah: Querida también hay que comprender que cada uno de ustedes es un ser soberano y que cada uno tiene su propio camino, y no te corresponde juzgar el camino de nadie más. El único requisito es que harás lo mejor que puedas, pero entendiendo que no hay ningún “deberías”

Interlocutora: Ok.

P’taah: Así que simplemente sigue tu corazón.

Interlocutora: Puedo hacer eso, pero de vez en cuando surge la preocupación de si estoy haciendo lo suficiente, y al mismo tiempo estoy muy dispuesta a aceptar que su camino es suyo, pero en cierta forma es difícil explicarle que él ha lo ha elegido y que de él depende representarlo o no.

P’taah: Bien querida, muchos de ustedes sin importar la edad, están muy aferrados en sus creencias sobre la realidad, y para muchos de ustedes la idea de que reciben duros golpes del todopoderoso, o del universo, o de alguien más, está muy bien; sin embargo tal y como ya sabes, cuando están con victimismo entonces son impotentes.

Interlocutora: Cierto.

P’taah: Sin embargo, podrías presentar la idea del poder personal, podrías presentar la idea de que creas tu realidad plenamente, o cocreas tu realidad; sin embargo no es asunto tuyo obligar alguien a … o forzar a alguien para que cambie su estructura de creencias.

P’taah: La manera más poderosa por la que puedes enseñar a alguien es mediante el ejemplo, y si alguien está atrapado en su “festival” de dar lástima y dice: “pobre de mí, mira lo que me ha sucedido” etc, entonces tal vez puedas encontrar algo positivo o algo que pueda ayudar a aliviar la situación, pero siendo consciente de que todos tienen derecho a sus propias creencias, ¿entiendes?

Interlocutora: Completamente.

P’taah: Todos tienen derecho a su propio camino, todos son seres soberanos. Así que una vez que has presentado tus ideas y continúas dando ejemplo de lo que crees, cuando la gente te ve siendo muy feliz, ya sabes, eso es muy atractivo.

Interlocutora: ¡Qué bueno, eso es muy útil! Mi problema es que quiero ver algunos cambios, y obviamente eso no resulta necesariamente posible, así que…

P’taah: ¡No sólo que no resulta necesariamente posible, sino que no es asunto tuyo! Por supuesto que siempre podrás desear lo mejor para tus amigos y aquellos que amas.   

Interlocutora: Si.

P’taah: Claro, así es. Pero por otro lado tampoco es tu responsabilidad forzar un cambio ni una transformación.

Interlocutora: Cierto, cierto.

P’taah: Porque cada alma debe llegar por sí misma.

Interlocutora: Si. Pienso que necesitaba escuchártelo decir de nuevo. Gracias.

P’taah: Así es querida.




Jani King /P'taah


miércoles, 23 de octubre de 2019

La iluminación


P’taah:  ¿Qué es realmente la iluminación? Simplemente es la comprensión de que son la Perfecta y Eterna Expresión de la Creación. En ese asombro, en esa alegría, en el amor de ser, saben que no están separados de nada ni de nadie. Se llama estar completo. Se llama ser humano Dios/Diosa comprendiendo su propia divinidad.
¿Les suena como algo divertido? No es algo serio, ¿saben? No se trata de ser bueno. ¡Les prometemos que no se trata de ser bueno! Se trata de ser quienes realmente son. Y ser quienes son consiste en una elección, porque siempre tienen una elección en cada momento: Amor o miedo.
Y todos tienen la voluntad para impulsarse a través del camino de la elección del amor. Tienen la elección de detenerse cuando se descubran reaccionando con miedo. Tienen la elección en todo momento y a veces se les olvida. Está bien… A veces en su desesperación y en su dolor se olvidan de la gran verdad. Y no pasa nada.
No se juzguen por ello, no se reprochen por ello. Más bien recójanse en su interior para abrazar el ser que son en los brazos del amor y la compasión y digan: “Siempre he reaccionado en miedo. El niño en mi interior algunas veces no sabe que soy una Perfecta y Eterna Expresión de la Fuente y reacciona de la misma manera, desde eones de tiempo atrás”.
Cuando les decimos que somos conscientes de su coraje, queridos, es porque en verdad están rompiendo la actitud que se ha repetido desde hace 26.000 años, de venir una y otra vez en la misma desesperación y miseria. Y a veces es difícil para ustedes, lo sabemos. Se pierden en su vida diaria, en la complejidad de las historias que ustedes mismos crean; y se olvidan que son ustedes mismos los que ha escrito las historias.
Lo que es más fuerte que cualquier cosa es el anhelo en el pecho de conocer realmente el amor. El anhelo de ver al mundo entero reflejar el conocimiento profundo que hay en ustedes de cómo podría ser. El anhelo de su corazón de ver a la humanidad alcanzar la edad de oro, de ser las estrellas del firmamento. De ser todo lo que posiblemente puedan ser.  De ver al mundo cantar en armonía.  Donde no haya nunca un pequeño que no sea tratado con amor, honor y compasión. Donde no haya hambruna, ni guerra, ni lujuria por el poder.
¿Es una posibilidad? ¿Es realmente una posibilidad? Sí que lo es. Llevan la semilla de ello en su interior. Todos ustedes la llevan. Saben lo que es. Lo han vivido. Tienen el poder.
Esto no es simplemente una idea nada más. Miren su mundo. Miren lo que está ocurriendo ahora en su mundo, y les decimos que mientras más se enfoquen en la violencia, la guerra, la hambruna, más lo atraerán. Odiar la violencia y la guerra atrae más violencia y guerra. Amar la paz y la armonía trae más paz y armonía.
Ustedes ya saben todo esto. Realmente lo saben. Hay partes de ustedes ahora que existen en esos reinos, y que nunca han experimentado ni la violencia ni la guerra. Son seres eternos. Son expresiones de la Fuente. Existen en todos los reinos.
Abrigan lo maravilloso aquí en su corazón. Y no importa lo que haya pasado en todos esos miles y miles de años. Ese conocimiento nunca ha dejado de estar en su interior. Su elección: Amor o miedo y toman una elección en cada momento. 
Pueden elegir expresar la belleza o no. Si eligen no hacerlo eso está bien. Aquello que llaman la era de la iluminación ya está aquí. Aquello que llaman el cambio de esta tercera dimensión a la cuarta o quinta dimensión ya existe en estos reinos. No conscientemente en este momento, pero así es y ahora pueden reconocer intelectualmente esta posibilidad ¿Mmm? Si no fuera así no estarían leyendo esto ahora.
Reconocen intelectualmente esta posibilidad y algunos han sentido este conocimiento en su corazón aunque haya sido brevemente, el sentimiento de la no separación. Incluso la memoria de que han conocido esta gloria en algún sitio y en algún momento. Realmente no está separado de ustedes.
Lo único que les mantiene separados de este estado de consciencia es un pequeño miedo. El miedo de que no sean suficientes. Les decimos esto, si no fueran válidos no existirían. No existirían en este plano de la realidad. Si no fueran válidos, ¿cómo podrían existir? ¡No podrían! El simple hecho de que existen les muestra que son merecedores de todo lo maravilloso.  
  Jani King /P'taah